23 8月, 2009


Sin suerte

el Viernes, 21 Agosto 2009

Independiente jugaba mejor que Newell’s y merecía la victoria, pero se descuidó en una pelota parada, Juan Insaurralde facturó de cabeza y los rosarinos se llevaron la victoria por 1-0, en la primera fecha del Torneo Apertura 2009.




El primer tiempo de Independiente fue flojo. Con Leonel Núñez, quien se suponía iba a ser eje del equipo, pasando casi inadvertido, Patricio Rodríguez muy tirado a la izquierda y Walter Busse intermitente, el equipo de Américo Gallego casi no logró armar juego en los 45 minutos iniciales y apenas inquietó dos veces a Germán Caffa.

La primera de riesgo la tuvo Darío Gandín de cabeza, a los 20 minutos, cuando conectó un centro de Luciano Vella y obligó a la reacción del arquero visitante, quien contuvo sin problemas tirándose a su derecha. Minutos más tarde, otra vez el Chipi llevó peligro rematando un balón que quedó perdido en el área chica tras un tiro libre, pero se le fue apenas arriba del travesaño.

Y ojo, Newell’s no fue mucho más y sólo molestó a Hilario Navarro con un disparo lejano de Cristian Núñez que el portero correntino desvió al córner. Sólo se destacaron en el quite Lucas Bernardi y Diego Mateo, quien pegó en exceso pero no fue debidamente castigado por el juez Luis Alvarez.

El complemento comenzó con una tónica totalmente distinta: Independiente salió dispuesto a llevarse por delante a su rival y en los primeros nueve minutos tuvo tres chances clarísimas que no pudo concretar. Primero una palomita de Patito que Caffa contuvo y luego dos acciones de Eduardo Tuzzio, quien estrelló un remate en el travesaño y ensayó una chilena que se fue elevada.

Y cuando mejor estaba Independiente, cuando el dominio del equipo de Gallego era total y Newell’s se encontraba replegado en su propio campo, una desatención en el fondo costó muy caro. El central Insaurralde primero cabeceó solo en el centro del área y la pelota se fue cerca del arco de Hilario. Y en la siguiente acción, el mismo jugador volvió a elevarse por sobre la marca de Leonel Galeano y puso el inmerecido 1-0 para la visita, a los 31 minutos de juego.

Independiente sintió el golpe que significó el tanto de Newell’s y ya no pudo recuperarse. Ni los ingresos de Andrés Silvera e Ignacio Piatti lograron cambiar el rumbo para un equipo que si bien no tuvo una actuación descollante, sí mereció más pero se quedó con las manos totalmente vacías. ¿Dónde andará la suerte? Por Avellaneda seguro que no…