07 12月, 2009



el Sábado, 5 Diciembre
Uno x uno: Piatti te quiero (Ficha y Puntajes)










Adrián Gabbarini: Otra correcta labor del arquero del Rojo despejando bien siempre con los puños en varios de los 30 centros que tiró Boca. A veces dudó en salir o no, como en el mano a mano de Palermo, pero finalmente terminó realizando una atajada descomunal.

Eduardo Tuzzio: Venía cumpliendo una buena actuación pero quedó a destiempo en la jugada del gol de Boca, y a partir de ahí, quizás por algún problema físico, Gaitán se cansó de desbordarlo, terminó siendo reemplazado.

Carlos Matheu
: Corazón valiente. Corazón de león. Corazón de caballero. ¿Cuantos corazones tiene Charly? Dejó la vida y el alma en cada pelota, fue su mejor partido en el torneo demostrando una vez más porque es el capitán de Independiente.

Leonel Galeano: No fue la noche del mejor jugador de Independiente en el torneo. Jamás ganó por arriba, ni a Palermo (una cuestión lógica) ni a Mouche (ilógico) y tuvo dudas por abajo. Sin embargo, tuvo unos buenos 15 minutos finales.

Lucas Mareque: Siempre fue salida clara, pero esta vez no se proyectó como otras veces. Controló casi siempre bien a Gaitán en el primer tiempo.

Walter Busse: Extraño partido del volante, tuvo pasajes de gran nivel, pasajes de flojo rendimiento y terminó sin piernas, agotadísimo, pero cumpliendo una aceptable tarea.

Walter Acevedo: Otro con corazón, huevos y encima fútbol. Es el dueño del equipo, a veces pareciera que si la pelota no pasa por él no vale. Tira centros, abre la cancha, va al frente, marca, patea tiros libres. ¿Algo más? Sí, mete caños de antología.

Federico Mancuello: Típico jugador resistido de los últimos tiempos de Independiente como ser Armenteros, Fredes, Fabro, Losada, Ríos. Tiene condiciones, tiene habilidad, llega a posiciones de gol, pero a veces parece que pudiera hacer más de lo que hace. No tuvo un mal partido, pero pudo ser la gran figura si hubiese tomado decisiones correctas. Calidad le sobra, está en él no terminar como los ejemplos citados.

Martín Gómez: Empezó picantísimo en el primer tiempo con un hermoso centro en el gol de Silvera, en la segunda parte se apagó como un fósforo, quizás por cansancio (corrió demasiado) más que por nivel de juego en sí. También su rendimiento fue aceptable.

Darío Gandín: El Chipi está agrandado y si bien no tuvo una buena tarea, mostró (sobre todo en el PT) lo que un jugador con confianza es capaz de hacer o intentar. Le faltó llegar a posiciones de gol.

Andrés Silvera
: Enorme partido del Cuqui fajandose con los defensores de Boca, convirtiendo un golazo y dándole el pase justo a Piatti para la victoria final. Ver a este Silvera, lejano al del 2002, (no sólo por la falta de gol sino por el exceso de talento mental) da mucho gusto. Tiene que ser la bandera junto con Matheu, Galeano y Acevedo para dar la vuelta en el Clausura.


Ignacio Piatti
: Definitivamente parece estar destinado a quedar en los libros de historia de Independiente. No tuvo una buena actuación, pero la definición del clásico vino por su enorme calidad y frialdad para eludir la salida del arquero de Boca y empujarla a la red. Ya le había marcado a River y concretó dos y fue figura el día de la inauguración ante Colón. Si en el Clausura está bien físicamente, Independiente será un serio candidato.


Luciano Vella
: Entró para suplir la lentitud de Tuzzio y cumplio con creces, no permitiendo el avance de los veloces pibes de Boca por su sector.


Patricio Rodríguez
: Pícaro, vivo, inteligente. Se le tiró a la punta del ya viejo Negro Ibarra y le hizo un desastre, le quemó los papeles, tuvo la chance de coronar los pocos minutos que jugó con un golazo, pero el palo se lo impidió.