15 1月, 2010



el Martes, 12 Enero 2010
Uno x uno, no nos ganan más


Adrián Gabbarini: Buen partido del arquero del Rojo, más allá de alguna pelota que se le escapó respondió siempre ante los pálidos ataques del rival.

Luciano Vella: No fue su noche, impreciso y mal en la marca, deberá mejorar mucho si quiere mantener su puesto como lateral derecho.

Eduardo Tuzzio: Pilar de la defensa. Siempre con clase, calidad, arriesgando y ganando. Casi concreta un gol de antología.

Leonel Galeano: Tranquilo partido del zaguero quien no tuvo demasiado trabajo para controlar a los atacantes rivales.

Walter Busse: Incesante como siempre corriendo, sacó un lindo zurdazo que fue desviado por Santillo.

Walter Acevedo: Gran partido del Toro, que tiene clase, distribuye y es el dueño de todas las pelotas paradas. No por nada fue uno de los mejores refuerzos de Independiente en el torneo pasado.

Sergio Vittor: Estuvo de más ya que Racing atacó poco y pareció como que sobraba en la cancha. Tuvo una linda chance pero la desperdició cabeceando por arriba del travesaño.

Federico Mancuello: Nunca se terminó de entender si fue lateral por izquierda o volante por ese sector. Lo que sí se le resalta es su ida y vuelta constante.

Hernán Fredes: En su vuelta al club, el Fiaca no pudo mostrar la calidad que sabemos que tiene y fue más de lo mismo por lo que se lo terminó condenando en aquel Clausura 2009: un apático.

Martín Gómez: Le faltó desbordar más y ser todo lo picante que fue el torneo pasado. Parece ser más sorpresa cuando arranca desde el banco.

Darío Gandín: De los mejores de la cancha junto a Acevedo y Tuzzio. Las bancó siempre y casi concreta un gol histórico, con un caño incluido. Le anularon mal el gol que debió decidir el clásico.

Patricio Rodríguez: Fue picante y rápido, encaró siempre y le faltó la puntada final. En definitiva, como siempre.

Ignacio Piatti: El talento de siempre, con muestras de gran clase y calidad. Le alcanzó medio tiempo para mostrar su fútbol.

Leonel Núñez: Se movió por todo el campo, pero le faltó peso en el área. Se lo vio con muchas ganas.