21 2月, 2010



Uno x uno: Hicieron agua, + Ficha y puntajes
el Viernes, 19 Febrero



#豪雨の影響で敵地スタジアムの室内でアップ。

#実は試合中の接触プレーより練習中のフェンス激突の方が深刻だったPATO^^;

#試合前の楽しげなアップ風景にもチームの好調ぶりが感じられる1枚♪

#左膝の打撲も回復♪今節もGraciánと同時に後半から投入されたPATO

Adrián Gabbarini: Venía siendo la figura del equipo con un segundo tiempo notable en el que atajó cuatro clarísimas de gol ante una defensa entregada, pero terminó siendo el responsable único del increíble tercer gol (que sólo maquilló el resultado).

Luciano Vella: Mal. Nunca se proyectó con criterio ni supo a quien marcaba. Cultor de levantar la mano para pedir offside cuando en varias ocasiones fue él quien habilitó.

Eduardo Tuzzio: También flojo el zaguero. Martínez lo gambeteó muy fácil en el gol y cuando arriesgó en el fondo perdió.

Leonel Galeano: No se entendió en toda la noche con Tuzzio y en la segunda parte la pasó realmente mal ante los rápidos de Vélez, incluso ante el viejo Zárate.

Lucas Mareque: Muy atado, muy contenido. El sacrificio de siempre en cada pelota pero no alcanzó para redondear una buena actuación como las que venía llevando a cabo.

Hernán Fredes: Tuvo un aceptable partido, con buenas gambetas y siendo bastante vertical. Su déficit fue el de siempre: no terminar bien las jugadas.

Walter Acevedo: El peor partido del Toro en Independiente. Sin marca como pocas veces, lento como rara ocasión, impreciso como nunca. No se le puede reprochar nada, como a la mayoría de este equipo, está claro que algún día iba a tener un partido así.

Federico Mancuello: Sin confianza, desganado, o quizás preocupado por ser el primer sustituto siempre.

Ignacio Piatti: Fue de lo mejorcito de Independiente hasta los 10 del segundo tiempo, donde se apagó. Mostró destellos de calidad tirando un preciso centro en el que Gandín entraba solo y Silvera lo anticipó y con gambetas geniales como en la primera jugada del complemento, la cual definió mal.

Darío Gandín: No fue la noche del Chipi, que tuvo una sola situación clara para empatar el partido pero chocó contra Barovero. Se hundió en las dudas del equipo.

Andrés Silvera: Entró enchufado y participativo, con el paso del tiempo se fue diluyendo y en el segundo tiempo, más allá de la genial habilitación al Chipi, no entró en juego.

Patricio Rodríguez: Entró con todo, como para comerse la cancha, y se apagó como un fósforo.

Leandro Gracián: Se nota que sabe, pero Vélez consiguió rápidamente el segundo tanto y no pudo hacer mucho.

Sergio Vittor: Entró por Acevedo y cumplió poniéndole ganas, yendo al frente y permitiendo que el mediocampo no sea una pasarela de Roberto Giordano y sus mejores modelos.