10 5月, 2010


el Domingo, 9 Mayo
Uno x Uno: Para atrás


Adrián Gabbarini: Si bien no es el de gran parte del torneo, tampoco puede atribuírsele responsabilidad en los goles. El no tiene la culpa de que los defensores miren el partido o intenten chilenas en el área chica, o que los volantes la toquen para atrás.

Luciano Vella: Uno de los pocos a los que pareció dolerle realmente la derrota. Con las limitaciones conocidas, no es un virtuoso ni mucho menos, pero deja todo y jugó el partido como una final, yendo al frente con los recursos que tiene, probando un par de veces al arco. Sufrió la derrota sobre el final como casi ninguno de sus compañeros.

Eduardo Tuzzio: Venía cumpliendo una aceptable actuación pero es inconcebible, más teniendo en cuenta la experiencia que tiene, el error que comete en el tercer gol intentando tirar una chilena en el area chica.

Leonel Galeano: Ganó muy poco de cabeza y cometió faltas infantiles (algunas inventadas por el árbitro en su afán -con complicidad del técnico de Independiente- de inclinar la cancha a favor de los locales).

Lucas Mareque: Comete el error del descuento del Bicho en el inicio de la jugada. Tampoco es que tenía que marcar a Pavlovich, quien entró solo. Fue uno de los que siempre intentó jugar por abajo. Piatti, que no estuvo en su tarde, no lo ayudo. Tolo, ¿y si Vallés iba a la izquierda para tapar la subida de Oberman, que era lo único que complicaba al Rojo?

Ignacio Piatti: Empezó por derecha y termino en la banda opuesta. Se perdió dos goles de esos que él no suele errar. Y le costó mucho en el ida y vuelta, no estuvo preciso, fue de sus peores partidos en el Rojo.

Walter Acevedo: ¿Lesionado? ¿Perdido? ¿O simplemente solo en un medio sin marca? Lo cierto que el Toro sigue bajo y termina siendo determinante en el extraño cuarto gol de Argentinos Juniors.

Hernán Fredes: Su juego fue improductivo (una vez más).

Leonel Núñez: Otro de los que estuvo a la altura de la final. Ex jugador de Argentinos Juniors, salido de las Inferiores, se comprometió con el club que ahora le paga el sueldo (como debe ser) y fue el mejor del equipo, convirtió dos goles y pudo hacer dos más. Lamentablemente fue reemplazado. Sufrió la hostigación de los hinchas del Bicho (entendible) y de jugadores como Calderón, Ortigoza, Caruzzo y Fede Dominguez, cuatro maquinas de vender humo barato y contaminado. Gracias Núñez.

Federico González: El pibe las corrió todas. Entró a jugar un partido definitorio y no defraudó. Recuperó varias pelotas y le sirvió el 4-3 a Gandín pero el Chipi lo desperdició.

Andrés Silvera: Nada que hacer para el Cuqui en los pocos minutos que jugó. Sigue sufriendo problemas físicos.

Darío Gandín: Su mejor partido en mucho tiempo. En el segundo tiempo se agrandó tras el tanto marcado y metió dos asistencias exquisitas. La primera terminó en el 3-1 de Núñez. La segunda fue tras una gran jugada personal dejó solo a Piatti, quien inexplicablemente erró lo que hubiera sido el 4-2. En el déficit va a quedar la última que falla tras centro del pibe González.

Fernando Godoy: No se entendió mucho su cambio, entrando como volante por la derecha o “doble cinco”. No sumó para el equipo.

Gabriel Vallés: El error del Tolo (no es la primera vez, recordar partidos ante Tigre y Chaca) fue nuevamente apostar a defenderse con este cambio. Y ni siquiera fue inteligente, Argentinos atacaba por el lado de Mareque, quizás Piatti por derecha y el mendocino por izquierda hubiese sido una opción más preferible. Aunque, como estaba el partido, quizás hubiese sido más lógico el ingreso del Tano Gracián para definir la historia.