07 9月, 2010



04.09.2010 22:20| TyC Sports
Independiente empató en Rosario y no pudo quebrar su sequía



El Rojo abrió el marcador con un gol de Andrés Silvera (PT 23m) y tuvo chances para ampliar su ventaja, pero Newell’s alcanzó el 1-1 definitivo gracias a Mauro Formica (ST 31m) y casi lo gana en el final. Los dirigidos por Garnero mejoraron, aunque siguen sin sumar de a tres.

Independiente igualó 1-1 con Newell’s en el Parque Independencia y no pudo conseguir su primera victoria en el Torneo Apertura. El equipo de Avellaneda mostró una evolución y fue superior durante casi todo el encuentro, pero soltó las riendas en los últimos 15 minutos y estuvo a punto de quedarse sin nada. Por su parte, la Lepra hilvanó su cuarto encuentro sin perder, aunque aún no termina de conformar.

El visitante pisó el césped del Coloso del Parque con una pesada valija de urgencias y deudas que debía cumplir. No lo ayudaba el marco hostil ni su última y patética presentación ante Arsenal. Sin embargo, Independiente tomó una decisión acertada: optó por pasar la página para olvidar sus penurias durante un rato. La apuesta de Garnero fue combinar al Patito Rodríguez con Gracián, en un dúo de conductores. Y la ecuación dio réditos porque ambos se asociaron para guiar a sus compañeros.

El primer aviso del Rojo llegó al primer minuto con un disparo cruzado de Maxi Velázquez. Luego, la Lepra emparejó el duelo gracias al trabajo de su doble cinco (Mateo-Villalba) y las trepadas del tándem Vella-Sperduti por derecha. A los 12, Hilario Navarro debió exigirse para tapar un remate de Vella, y Tuzzio llegó antes que Formica para despejar el rebote. Pero Independiente reaccionó y, a diferencia de otros encuentros, avanzó con lucidez.

La defensa rojinegra se solidarizó con la delicada realidad de su rival y entregó todas las concesiones posibles. El Rojo levantó vuelo con el Patito y el Tano, y convirtió en figura a Peratta. Cuando iban 19 minutos, el arquero salió justo a tiempo para tapar la llegada de Fredes, bien habilitado por un preciso pase de Gracián. Y a los 23 llegó la apertura del marcador. Rodríguez condujo un contragolpe con inteligencia y le cedió la pelota por la izquierda a Andrés Silvera, que definió con su credencial de artillero. El mismo Patito estuvo a punto de ampliar la diferencia poco después, pero no pudo con Peratta en dos ocasiones.

Para afrontar el complemento, Sensini dispuso el ingreso del joven delantero Salvatierra en lugar de Velázquez y también reforzó la defensa con la entrada de Fideleff por Villalba. Newell’s dejó de lado las especulaciones e intentó adelantarse para empatar. Borghello acarició ese objetivo a los 10, aunque se quedó sin ángulo para definir tras eludir a Navarro. Obviamente, el local se tapó con manta corta y atrás le dejó los espacios al Rojo. Rodríguez y Gracián, junto con Silvera, desequilibraron con comodidad.

Estaba más cerca el segundo del Rojo que el empate de la Lepra. Sin embargo, el hermoso fútbol guardaba sorpresas, una flor para uno y una piedra para el otro. El veloz Sperduti, hasta entonces intermitente, hizo una gran jugada por derecha y asistió a Formica, que apareció solo por el otro costado para sentenciar a Navarro. El gol cambió por completo al partido. Newell’s aprovechó el envión y saboreó el triunfo en el final. Pero el travesaño devolvió el remate del tucumano Rodríguez.

Si bien exhibió una incipiente mejoría, Independiente no pudo impactar el golpe de nocaut y canjeó elogios por lamentos. El tren de la victoria no suele pasar varias veces durante un mismo partido y el Rojo lo dejó escapar inocentemente. El punto no bastó para eludir un dato cruel: este es uno de los tres peores arranques del club en su historia. El próximo jueves, en el partido ante Argentinos como visitante por la Copa Sudamericana, el ciclo de Garnero afrontará su prueba cruci.