26 1月, 2011



Uno x Uno vs. Deportivo Quito

el Martes, 25 enero 2011

Hilario Navarro: Sobrio. Lo exigieron dos veces y en ambas respondió de manera correcta.

Eduardo Tuzzio: Siguió con el alto nivel de la Sudamericana. Estuvo impasable y hasta subsanó errores ajenos. Un guerrero.

Carlos Matheu:
Tuvo algunas desatenciones y yerros que pudieron costar goles de la visita. No tuvo una gran noche.

Julián Velázquez: Pasó pocos sobresaltos, aunque tuvo dos intervenciones providenciales: una ante Maxi Bevacqua cuando aparecía solo detrás y otra salvando sobre la raya. Cada día más afirmado.

Nicolás Cabrera: Incansable ida y vuelta por la derecha. Dejó un surco por su sector, se mostró siempre como opción y hasta se animó a encarar en algunas. Lo único flojo es que no estuvo preciso con los centros. Igual, más que aprobado.

Roberto Battión:
Tuvo un partido irregular. Por un lado estuvo impreciso y regaló varias pelotas, algo poco habitual en él, pero por otro aportó en el quite y, sobre todo, en la creación de juego. Es el termómetro del equipo.

Lucas Mareque: Arrancó como volante central y terminó de lateral. Siempre se brindó por el equipo y aportó con su constante ida y vuelta.

Maxi Velázquez: Se lesionó a los 17 del primer tiempo, cuando todavía no había hecho mucho.

Matías Defederico:
Arrancó con todo, quizás algo acelerado por las ganas del debut. Después se fue tranquilizando y las imprecisiones de los primeros minutos menguaron. Abrió el marcador con un exquisito remate de empeine y después habilitó en gran manera a Andrés Silvera. Prometedor debut.

Facundo Parra: Las banca todas. Es un delantero que tiene un espíritu envidiable que deja hasta la última gota de sudor en el campo de juego. Sin embargo, hoy estuvo impreciso en la definición: tuvo dos mano a mano y los desperdició.

Andrés Silvera: No fue la noche del Cuqui. Participó poco del juego y no pudo facturar en la única que tuvo. Poco del hombre de jerarquía que tiene el Rojo.

Patricio Rodríguez:
Entró por el lesionado Maxi y fue el mejor. Con su electrizante gambeta volvió loco a todo el fondo de Deportivo Quito y fue el autor del gol que sentenció la victoria. Este es el Pato que necesita el Rojo.

Cristian Pellerano: Entró para tener el balón y cumplió. Recuperó un par de balones y tocó con criterio.

Martín Gómez: Jugó pocos minutos.