25 3月, 2011



Uno x uno + Ficha: “No se animaron”

el Miércoles, 23 marzo 2011

Hilario Navarro: Estuvo dubitativo con los pies y se le puede adjudicar la mala salida en el gol, sin embargo hubiera sido tanto de todas maneras. En el complemento atajó un cabezazo memorable.

Eduardo Tuzzio: Las ganas y los huevos de siempre. Mejor con la pelota que en la marca.

Carlos Matheu: Tuvo un interesante duelo contra Ramírez donde ganó más de lo que perdió.

Leonel Galeano: Perdió la marca en el gol y estuvo algo inseguro en el complemento. No tuvo una buena noche.

Maxi Velázquez: Arrancó bien pero le tocó bailar con la más fea -Sánchez- y terminó sufriéndolo. Le faltó sorpresa en el ataque.

Nicolás Cabrera: Ida y vuelta por su franja. Le faltó asociarse más con sus compañeros pero no tuvo una mala noche.

Fernando Godoy: No se lo notó tranquilo en ningún momento y pareció estar siempre a tiro de la expulsión. No fue una buena noche para el Perro.

Federico Mancuello: Arrancó picante, con un pase milimétrico a Silvera, pero se apagó como un fósforo y terminó sufriendo con Carlos Sánchez. No se lo vio entero físicamente.

Leandro Gracián: Sólo chispazos de buen fútbol en el arranque. Poca participación, aunque no debió salir reemplazado.

Matías Defederico: Gran definición en el gol y después no hizo mucho más. Tuvo en sus pies el segundo pero terminó lesionándose por dudar en la resolución de la jugada.

Andrés Silvera: Sabe todo. Definió mal una clara en el primer tiempo y después de esa hizo todo bien. Metió tres asistencias de lujo que sólo los grandes como él lo pueden hacer. Ojo, debió irse expulsado, por suerte Baldassi nos regaló su fútbol.

Facundo Parra: Tuvo el gol en la última y lo desperdició con un cabezazo alto.

Hernán Fredes: Entró y las corrió todas, le faltó un socio pero fue al frente y hasta casi concreta después de un enganche mágico.

Patricio Rodríguez: Muy tarde en la cancha, el partido lo pedía antes, sin embargo no pudo mostrar su calidad y desperdició un par de contras.

Antonio Mohamed: Su equipo se encontró con un gol de entrada y, producto del empuje tombino, se metió atrás. Cuando arrancó el segundo tiempo planteó, desde el cambio de Fredes por Gracián, un equipo híbrido que no quería perder. Su rival hizo lo mismo y ambos parecieron irse conformes con muy poco. ¿Servirá? El tiempo lo dirá.