01 3月, 2011



Uno x Uno: Lo carbonizaron

el Jueves, 24 febrero 2011















Hilario Navarro: Un partido tranquilo para el correntino, que tuvo muy poco trabajo y siempre respondió de buena manera.

Julián Velázquez: Cada día mejor, cada vez más afianzado, lejos de aquella promesa que pintaba lindo pero que jugaba con una lógica intranquilidad. El Avispa pareció impasable y hasta salió jugando con criterio.

Eduardo Tuzzio: El Señor es cada día más símbolo de un equipo que por la Copa se transforma. También una noche tranquila, en la que marcó bien a un equipo con un ataque pobre. En el complemento se animó y mediante una subida suya generó la chance para que Silvera se de el gusto y meta su primer gol del año.

Leonel Galeano: Otro que tuvo una actuación tranquila. Si bien sufrió alguna complicación en el primer tiempo, con el correr de los minutos se afianzó completando un aceptable encuentro.

Nicolás Cabrera: No generó juego ni tiró centros decisivos pero se valora su incesante ida y vuelta y que generalmente no se equivocó en los pases.

Cristian Pellerano: Hace 9 meses muchos nos preguntamos -vale la pena reconocerlo- ¿Qué hacía Pelle en Independiente? Bueno, con lo de hoy quedó claro que tranquilamente puede jugar. Fue su mejor partido en el club, distribuyendo, asistiendo, marcando y coronando la noche con un violentísimo remate de afuera del area, de esos que hace mucho que no se ven.

Maxi Velázquez: Dubitativo durante la primera mitad en un par de cruces que “quedó pagando”. Sin embargo, en el complemento levantó su nivel y generó desde su buena pegada, varias contras con Patito Rodríguez.

Leandro Gracián: Desaparecido en el primer tiempo, levantó algo en el segundo pero no le alcanzó para redondear una buena tarea.

Matías Defederico: Buen partido del ex Corinthians. Sobre todo cuando se asoció con Patito y encaraba a los recios zagueros uruguayos en velocidad. Le faltó la puntada final pero su partido fue bueno.

Patricio Rodríguez: Cuando vemos partidos como estos o el de Deportivo Quito se hace difícil entender que no sea titular. Imparable. Los defensores del Carbonero se volvieron locos, no pudieron ni con su habilidad ni velocidad. Generó la jugada del gol que abrió el partido. Cada día juega mejor.

Facundo Parra: Es el típico delantero que lo querés matar y termina cerrándote la boca (sí, y otra cosa más) metiendo un gol importantísimo. Definió de manera brillante una gran jugada colectiva.

Roberto Battion: Entró lento, algo desacomodado al ritmo que tenía el partido.

Andrés Silvera: Volvió al gol. También como Battion entró algo lento al partido, pero su rapidez está en la cabeza. Sabio.

Leo Núñez: En poco tiempo se encargó de quemarle las manos de un derechazo al arquero de Peñarol y asistir a Silvera para el tercer tanto.

Antonio Mohamed: Hoy puso varios jugadores con buen pie y le respondieron, pero lo principal fue que, en la ventaja, supo ver que su equipo no debía meterse atrás ya que el rival no asustaba y estaba expuesto a la goleada. Bien.