17 5月, 2011



Patricio Rey

el Domingo, 15 mayo 2011

Con mucho huevo y un gran fútbol de Patito Rodríguez, que marcó un golazo de antología, Independiente se llevó tres puntos de oro de Bahía Blanca y se alejó de la zona de Promoción: Facundo Parra abrió el camino para un 2-1 ante Olimpo que quedó corto.

Independiente puso lo que tenía que poner este domingo y aprovechó el tropiezo del resto de los que pelean por mantener la categoría para dar un paso adelante y mirar con un poco más de optimismo el futuro.

Ante un rival complicado, que pelea tanto por el campeonato como por la permanencia, el equipo del Turco fue protagonista, tuvo muchas y muy buenas chances y si no ganó por un margen más amplio fue por la poca definición de Silvera y Vélez.

El primer tiempo fue favorable a Independiente en la primera media hora. Con Patito como el hombre más peligroso, el Rojo tuvo la pelota y consiguió llegar al arco de Laureano Tombolini, pero falló cada vez que lo enfrentó.

Silvera, en dos oportunidades, lo tuvo, primero dentro del área y luego de cabeza, pero en ambas el arquero local respondió bien. Después Patito disparó de afuera y otra vez Tombolini le ahogó el grito.

Sin embargo, en los últimos 15 Olimpo levantó, metió a Independiente contra su área y lo hizo revolcar a Hilario con un remate esquinado de Diego Galvan que el correntino llegó a despejar al corner.

El complemento arrancó de la mejor manera para los muchachos del Turco, ya que a los 3 minutos, tras una infracción que le hicieron a Patito y un centro de Maxi Velázquez, Parra la desvió para poner el 1-0.

Ahí Olimpo se desesperó y, desordenado, fue con todo en busca del empate dejándole a Independiente muchos espacios en el fondo. Y casi lo aprovecha Silvera, quien tras un pifie de Domínguez, cuando estaba absolutamente solo, definió al pie de Tombolini.

El aurinegro siguió con su búsqueda desesperada del empate y el Rojo casi lo liquida de contra dos veces, mas otra vez el arquero local y el palo frustraron las chances de Patito y Vélez, respectivamente.

Olimpo estuvo cerca de igualar con un cabezazo de Furch que Hilario desvió al corner y luego otra vez Independiente se perdió un gol increíble, con Vélez tirándola por encima del travesaño cuando estaba solo solo solo contra Tombolini.

Y cuando había olor a otro empate injusto, Patito armó una jugada bochinesca, se sacó a tres hombres de encima, dejó a Tombolini en el piso y marcó el festejadísimo y merecidísimo 2-0.

Después quedó tiempo para la expulsión de Domínguez por forecejear con Hilario y el descuento de Furch sobre el cierre tras un error del arquero correntinro. Por suerte ya no quedaba tiempo para más.

El Rojo estuvo a la altura de las circunstancias, ganó cuando debía hacerlo y sacó una pequeña luz de ventaja de cara a lo que viene. Todavía no puede sentirse realizado, pero así sí será más fácil conseguirlo…