01 4月, 2012



Uno x Uno: Doble con crema
Sábado, 31 marzo 2012

Adrián Gabbarini (6): Tranquilidad descolgando centros, fue una noche muy serena para el arquero del Rojo donde en ningun momento paso sobresaltos.

Eduardo Tuzzio (6): Mejoró bastante y cumplió una buena tarea, tanto marcando como proyectándose (aunque pocas veces). La gente lo ovacionó una vez más.

Julián Velázquez (7): Impasable. Arrancó con algunas dudas pero se lo terminó devorando al Chipi Gandin y coronó una gran noche con un segundo tiempo sin fallas. Muy atento en los cruces.

Gabriel Milito (7): La calidad sigue intacta. Aun sin estar en su plenitud física, anticipa jugadas, mete cambios de frentes o pases largos cruzados que pocos jugadores (y no me refiero sólo a los defensores) en el fútbol argentino realizan. Gran noche del Mariscal.

Gabriel Valles (5): Empezó con buen pie en la primera mitad pero poco a poco se fue apagando y terminó teniendo algunos problemas en la marca.

Fabián Monserrat (8): La gran figura del Rojo. Más allá del gol que definió el partido, en todo momento fue salida, pidió la pelota, la traslado con criterio y dio el pase cuando tenía que hacerlo. Un jugador más que interesante.

Fernando Godoy (5): Algo a destiempo en algunas jugadas. En el complemento pasó desapercibido.

Lucas Villafañez (7): Otro de buena tarea, asociándose siempre con Monserrat e intentando darle la verticalidad a un equipo que suele carecer de ella. Bien por el pibe.

Iván Pérez (4): “Las nochecitas de Pérez” se titularía la novela de su tiempo jugado. Tiene calidad y sabe, pero no puede ser que se pierda tanto en el partido y que hayan pasado minutos en donde pareció no estar. El equipo lo necesita más.

Patricio Rodríguez (4): No fue su noche, no ganó en el uno a uno y prácticamente estuvo desaparecido. Al igual que de Pérez, el equipo necesita más de él.

Facundo Parra (6): Se sacó la mufa y por fin pudo convertir un tanto, después de mucho tiempo, con un gran remate de afuera del área. Su noche no venía siendo buena, pero ese gol abrió el partido y permitió que el Rojo empezará a saborear los tres puntos.

Hernán Fredes (7): Le cambió la cara al equipo, siendo mucho más vertical que su reemplazado –Pérez- y abriendo la cancha con buenas asistencias. Esta vez hizo la simple, la más fácil y el equipo se vio beneficiado.

Diego Churín y Walter Busse: No jugaron lo suficiente como para ser calificados

Cristian Diaz: Con varias lesiones armó el equipo como pudo y de mitad de cancha para adelante, en el entretiempo, supo leer que no era la noche de Pérez y que Fredes podía darle ese circuito para liberar a Monserrat y a Villafañez. Después del gol de Parra su equipo fue superior y sumó tres puntos clave.