06 5月, 2012



Uno x Uno: El Karma de Sarandí
Sábado, 5 mayo 2012

Adrián Gabbarini: Nada que hacer en el primer gol, aunque dudó en la salida. En el segundo claramente pudo haber salido con mayor firmeza. El tercero es un desconcepto de todo el equipo, del cual forma parte, en defensa. Muy flojo con los pies, como en los últimos partidos. Nunca transmitió seguridad, aunque tapó lo que hubiese sido el cuarto gol en el segundo tiempo.

Julián Velázquez: Lo que ante Racing salió bien, en Sarandí fue todo lo contrario. Sufrió por el lateral, pegó de más y se lo notó nervioso. La segunda amarilla es discutible, pero en el primer tiempo bien pudo haberse ido expulsado luego de una muy fuerte patada.

Leonel Galeano: Hasta anoche estuvo con fiebre y así y todo jugó. Tiene gran responsabilidad en el segundo gol y cometió además muchos errores en defensa. Salió en el entretiempo.

Gabriel Milito: De flojo a flojísimo. Entregó muchas pelotas a los contrarios y otras tantas las dejó cortas y divididas. En el segundo tiempo levantó un poco, pero no lo suficiente.

Adrián Argachá: Muy mal partido del lateral uruguayo que, además, pegó bastante. Desde los 10 minutos, cuando se hizo amonestar, dio la sensación de que en cualquier momento iba a adjudicarse su tercera expulsión en Independiente. De sus pocas proyecciones, erró en la mayoría.

Fabián Monserrat: Flojo partido del volante, aunque si algo se le puede rescatar es la entrega. Aunque mal, corrió hasta el último minuto del partido. Incluso cuando quedó como volante central, se tiró a la derecha para ayudar en defensa.

Fernando Godoy: El peor del equipo. No quitó, no jugó, no marcó, corrió siempre detrás de los jugadores locales.

Osmar Ferreyra: Pasó desapercibido, lo cual, según como se entienda el fútbol, puede ser peor incluso que tener un mal partido. Las – pocas – veces que intentó asociarse con Patricio Rodríguez, entregó mal la pelota.

Patricio Rodríguez: Otro de los más flojos. Totalmente intrascendente. En muchos ataques del equipo se estancó por la izquierda esperando un pase que nunca llegó. Decidió mal en los pases. Terminó con alguna molestia física.

Ernesto Farías: Con poco, fue lo más claro de Independiente en el primer tiempo y el único que intentó jugar con cierto criterio. Generó dos penales gigantes que Juan Pablo Pompei decidió omitir. En el complemento se perdió un gol increíble, que pudo haber sido el segundo.

Lucas Villafáñez: Tampoco gravitó. Muy estático en su séctor.

Gabriel Vallés: Era, seguramente, la opción lógica ante la ausencia de Eduardo Tuzzio y el estado gripal de Leonel Galeano. Ingresó 45 minutos tardes y, sin sobrarle absolutamente nada, fue mucho más criterioso que Avispa en el sector.

Facundo Parra: Las ganas de siempre, pero se excedió en luchar y pecó de no jugar tanto. Metió el descuento del Rojo.

Francisco Pizzini: Pocos minutos en cancha en los que, al menos, intentó asociarse por derecha y generar peligro.

Cristian Díaz: Que Arsenal cuya mayor – y única, seguramente – virtud es la pelota parada te haga dos goles por esa vía es un grave error del equipo y del DT. Se equivoca en incluir a Leonel Galeano, que no estaba al 100 por ciento, y fue responsable en uno de los goles. Esta vez no funcionó su 4-3-3.