21 5月, 2012



Uno x Uno: Los ascos del Olimpo
Domingo, 20 mayo 2012

Adrián Gabbarini (4): Desconcentrado. Varias pelotas se le escaparon. En el primer gol se queda –como toda la defensa- pidiendo en vez de prestarle atención a la continuidad de la jugada.

Gabriel Vallés (3): Dormido toda la tarde. Lento para decidir las jugadas cuando tenía la pelota en su poder.

Julián Velázquez (5): Uno de los pocos que tuvo, al menos, un partido regular. Metiendo como siempre y yendo para adelante.

Gabriel Milito (4): Flojo lo del Mariscal en la marca y abusando mucho de sus pases en profundidad -algunos fueron buenos-.

Adrián Argachá (3): A la par del lateral derecho, se chocó bastante con el Malevo y en ningún momento dio seguridad en la marca.

Fabián Monserrat (3): No pesó en la marca ni en el juego. Sus decisiones en las –pocas- pelotas que bajó Farias para iniciar contragolpes fueron malas.

Cristian Pellerano (3): Mal en la marca, lento, fuera de estado. Metió un par de buenos cambios de frente pero eso es muy poco para un jugador de Primera división.

Lucas Villafañez (1): Al igual que ante All Boys estuvo empecinado en no pasarle la pelota a nadie como desconociendo que esto es un juego de equipo. Cristian Díaz tardó mucho en reemplazarlo.

Osmar Ferreyra (3): Tiró 20 mil centros de los cuales 19.998 fueron malos. Al margen abusó mucho de este recurso que puede ser sorpresa pero que si se utiliza en exceso ya no lo es.

Facundo Parra (5): Luchó fiel a su costumbre y estuvo cerca del gol en la primera mitad. No fue un buen partido suyo pero fue uno de los pocos rescatables del equipo, lo que marca lo que fue Independiente.

Ernesto Farías (5): Al igual que Parra, luchó mucho bajando los –excesivos- pelotazos que tiraba el resto del equipo. Marcó un gol de los suyos, estando donde tenía que estar. Pudo haber concretado el 2 a 1 parcial pero Ibáñez se lo impidió.

Patricio Rodríguez (4): Metió un par de desbordes y nada más.

Patricio Vidal (S/C): Pocos minutos para ser calificado.

Cristian Diaz: Ni su equipo ni él tuvieron reacción ante un pésimo rival que tuvo una nefasta temporada. Se abusó del pelotazo para los dos de arriba e Independiente olvidó los ratos de fútbol que tuvo en el torneo. El DT no encontró con los cambios las respuestas ante la inacción de un triste equipo, de hecho no realizó todas las variantes lo que habla de un mal armado del banco. Tres derrotas consecutivas vuelven a poner al equipo con números rojos de cara a la temporada que viene.